Ya comenzaron las obras para construir el mayor puente solar del mundo en el mismo centro de Londres.

El nuevo techo solar sobre el Puente Ferroviario Blackfriars sobre el Río Támesis tendrá una superficie de más de 6.000 metros cuadrados, según los arquitectos.

Se espera que más de 4.400 paneles fotovoltaicos produzcan alrededor de 900.000 kilovatios/hora de electricidad al año, suficiente para cubrir la mitad de las necesidades energéticas de la estación de tren de Blackfriars, según Solar Century, la empresa a cargo de la instalación.

Además, ayudará a reducir las emisiones anuales de dióxido de carbono en más de 500 toneladas.

“Es fantástico ver este proyecto hecho realidad finalmente. El Puente de Blackfriars es un lugar ideal para la energía solar”, declaró en un comunicado Derry Newman, jefe ejecutivo de Solar Century.

“Que la gente vea que la energía solar funciona es un paso vital hacia un futuro de energías limpias”, agregó.

Construido en 1886, el puente está en obras como parte de un proyecto de remodelación de lal estación Blackfriars, impulsado por Network Rail, la empresa dueña de la red ferroviaria británica.

“El puente victoriano de Blackfriars es parte de nuestra historia ferroviaria. Construido en la era del vapor, lo estamos poniendo al día con tecnología solar del siglo XXI para crear una estación icónica en la ciudad”, declaró Lindsay Vamplew, director del proyecto.

Además de los paneles solares, la estación incluirá sistemas de cisternas y tuberías solares que proporcionarán luz natural.

Se espera que el techo solar y la nueva estación estén listos y en funcionamiento para el verano boreal del 2012.