En enero de 2010, Gustavo Morett echó a andar un proyecto dirigido a los niños. En un mercado con un potencial de 30.5 millones de clientes entre los 0 y 14 años de edad, cualquiera pensaría que es un negocio seguro, pero la tarea no es sencilla.

“La clave en este mercado es ofrecer todo el tiempo elementos diferenciadores, es un sector dinámico cuya naturaleza exige que haya una innovación constante, ese es un reto ideal para los emprendedores”, señala Gustavo Morett, fundador de Fun and Creative, la firma de juguetes didácticos que obtuvo el tercer lugar del Premio al Estudiante Emprendedor en su edición 2010.

Los primeros retos llegaron con la necesidad de capital para arrancar; la primera opción era conseguir financiamiento a través de familiares y amigos, pero las cifras siempre parecían demasiado elevadas, y fue cuando la empresa consiguió un financiamiento del Fondo Jalisco de Fomento Empresarial (Fojal), que tuvieron el primer detonante para surtir su primer pedido en la temporada de regreso a clases.

“Lo más difícil no era convencer a los distribuidores de que los productos eran buenos, era soportar que los pagos se realizan en lapsos de 30-60 y 90 días, tuvimos que diseñar un sistema de cobranzas y financiamientos que nos diera margen para seguir con el negocio”, explica el emprendedor.

En la recta final del año, un compañero de la Universidad Panamericana alentó a Gustavo Morett a inscribirse al Premio Estudiante Emprendedor, en el que resultó finalista y el cual, según explica el empresario, se convirtió en una buena carta de presentación.

“Resultar finalista ayuda a reforzar la confianza en tu compañía, incluso es una carta de buena presentación para el acceso a financiamientos y a proveedores con mayor tamaño”.

En su segundo año de operación, la firma ya tiene como objetivo llegar a cada vez más distribuidores, generar un catálogo con una oferta mayor y convertirse en un referente de empresa innovadora con productos diferentes al resto de la oferta.

“Las sesiones de retroalimentación con los jueces del programa y con las otras empresas son una manera de aclarar el modelo de negocios y sin duda ayudan a consolidar a las empresas, son una oportunidad única”, puntualiza.