A horas de cumplirse un año del histórico rescate de los trabajadores el 12 de octubre de 2010, que conmovió al mundo, Ávalos reveló lo que era un rumor y que quiebra el pacto de silencio que habían acordado entre los atrapados

Los 33 mineros chilenos no descartaron el canibalismo para sobrevivir. Samuel Ávalos, uno de los 33 mineros que quedó atrapado en agosto del año pasado en la mina San José de Atacama, en Chile, reconoció que cuando las esperanzas decaían y ya apenas podían desplazarse, pensaron en comerse el cuerpo de un compañero muerto.

A horas de cumplirse un año del histórico rescate de los trabajadores -el 12 de octubre de 2010-, que conmovió al mundo, Ávalos reveló lo que era un rumor y que quiebra el pacto de silencio que habían acordado entre los atrapados.

“Esto era una suerte de quién caía primero, en eso estábamos, el que caía primero… Los demás íbamos a llegar ahí, igual que los animalitos”, dijo Samuel Ávalos en un documental emitido anoche por el estatal canal de Televisión Nacional, producido en conjunto con la BBC.

El reportaje muestra que los mineros se encontraban con escasa comida y que tuvieron que beber el agua con que se limpiaban las máquinas para poder sobrevivir en el socavón.

El jefe de turno había dispuesto la ingesta diaria de dos cucharadas de pescado en conserva, medio vaso de leche y media galleta, por persona. Esa rutina se siguió por 17 días hasta que fueron encontrados y se les envió alimento desde la superficie.

El reportaje muestra los esfuerzos de estos hombres por buscar una salida, su desesperación y sus ansias de vivir en medio del horror de la oscuridad, el silencio aterrador, el frío, el calor, la humedad.

Las declaraciones recuerdan la situación vivida en 1972 por un grupo de uruguayos, cuando un avión se estrelló en la Cordillera de los Andes. Varios de los accidentados lograron sobrevivir gracias a haberse alimentado con los restos de quienes habían muerto, como confesaron los sobrevivientes de aquella tragedia que conmocionó al mundo.
Pacto de silencio

De acuerdo con la cadena de noticias estadounidense Fox News, que el próximo 13 de octubre emitirá el documental Survivors, que narra la odisea de los 33 de Atacama, existía un pacto de silencio entre los mineros para evitar que se distorsionara la información.

Andy Warick, productor ejecutivo del documental que cubrió para el canal de televisión el drama de los mineros atrapados durante 69 días a 700 metros de profundidad en un socavón de la mina San José, señala que “sólo ellos saben lo que acordaron en medio de tanta incertidumbre sobre su suerte. Seguramente existían pactos que quedarán enterrados para siempre. No creo que uno de ellos haya sido comerse el cadáver de un compañero, por una razón fundamental. En cuanto se supo que estaban vivos, se dispuso una logística destinada a que no les faltara alimentos. Lo demás, creo, forma parte de la mitología”.