CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — El Congreso de México dio su aprobación definitiva a una reforma constitucional que establece la obligatoriedad de la educación media superior, con lo que solo falta el visto bueno de las legislaturas estatales y la promulgación del presidente Felipe Calderón para que entre en vigor.

Durante su sesión de este jueves, la Cámara de Diputados avaló —por 357 votos a favor— los cambios a los artículos 3 y 31 de la Constitución, con los que el Estado tendrá la obligación de garantizar el acceso al bachillerato, y los padres y tutores, de enviar a sus hijos a cursar ese nivel educativo en planteles públicos o privados.

La reforma había sido aprobada por los diputados en diciembre de 2010. El Senado la avaló con algunas modificaciones en septiembre pasado y, por procedimiento legislativo, la Cámara baja debía realizar una revisión final.

El dictamen plantea como meta el año 2021 para alcanzar la cobertura total en educación media superior y que comience a trabajarse en ese sentido desde el ciclo escolar 2012-2013. Para ello, una vez que sea promulgada, el Estado tendrá que destinar recursos con ese propósito al Sistema Educativo Nacional.

“Creo que un Estado de bienestar, un Estado social y democrático de derecho que se precie de serlo, no puede dejar de brindar educación a todas las personas que habitan en el Estado y, por lo tanto, todos los niveles educativos deberían ser accesibles, gratuitos, públicos, laicos: a las personas, a los habitantes, a los gobernados de este país”, dijo en su intervención en la tribuna el diputado Jaime Cárdenas, del Partido del Trabajo (PT).

Algunos de los propósitos de la reforma son aumentar de nueve a 12 los años de enseñanza obligatoria en el país —hasta ahora abarca seis de primaria y seis de secundaria—, así como atender a los jóvenes que no estudian ni trabajan, popularmente conocidos como ni-nis.

De acuerdo con algunas estimaciones, existen casi siete millones de jóvenes de entre 15 y 17 años en esa situación, por factores como verse excluidos de la educación media superior.

Según datos oficiales, en México hay 11 millones de menores entre los 10 y los 14 años,  casi 10 millones entre los 15 y los 19 años.

“Estamos hablando de un horizonte de 20 millones de mexicanos que requieren que el Estado mexicano y el compromiso de la sociedad en su conjunto encuentren respuestas imaginativas y consistentes para atender sus expectativas”, dijo en su intervención la diputada Beatriz Paredes, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Al tratarse de una reforma constitucional, antes de ser promulgada necesita ser aprobada por al menos 17 de los 32 congresos estatales.

En septiembre, tras su aval en la Cámara alta, el senador Francisco Javier Castellón, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), señaló que los cambios representan un “hito histórico” en términos educativos y sociales.