Los jóvenes prefieren quedarse sin TV que sin móviles o internet

(BBCMundo.com) Un estudio británico señala que si los jóvenes de ese país tuvieran que escoger entre sus teléfonos celulares e internet, por una parte, y la televisión, por la otra, no dudarían en renunciar a la televisión.

La organización Ofcom, encargada de regular la industria de las telecomunicaciones en el Reino Unido, basó su investigación en diferentes estudios en los que se realizaron cerca de 17.000 entrevistas, entre 2005 y 2011, con padres, niños y adolescentes, y mediciones de tráfico por internet y estudios de audiencias de televisión en el Reino Unido.

Ofcom indicó que, por primera vez, la mayoría de los adolescentes entre 12 y 15 años dijo que la televisión no es su principal medio de entretenimiento.

28% indicó que extrañaría su celular más que la televisión, mientras que 25% dijo que extrañaría más internet. 18% escogió la televisión.

¿La razón?

‘Yo creo que es bastante simple: tienen más control sobre lo que usan, cuando lo usan y dónde lo usan’, le dijo a BBC Mundo, Jamie Bartlett, investigador del centro de estudios sociales Demos.

‘Existe un enorme crecimiento de la diversidad de fuentes e información a las que los jóvenes pueden acceder hoy en día. Mucho de ese material en extremadamente bueno y está disponible como nunca antes’, indicó Bartlett.

TV por internet

Irónicamente, los jóvenes en el Reino Unido están viendo más televisión que nunca antes: las estadísticas señalan que el consumo de televisión ha aumentado 2 horas desde 2007.

‘En 2010, los niños y jóvenes entre 4 y 15 años vieron, en promedio, 17 horas y 34 minutos de televisión por semana, comparado con 15 horas y 37 minutos en 2007’, señala el estudio de Ofcom.

Lo que ha cambiado es el medio a través del cual acceden a la televisión: internet.

‘Cerca del 31% de los niños entre 5 y 15 años quienes usan internet en sus hogares están viendo televisión vía online a través del servicio al que pueden acceder por medio de sus computadoras personales o portátiles’, indica la investigación.

Es el caso de Arnau, un niño de 6 años que disfruta los programas de televisión que se transmiten por internet a través del sistema conocido como iPlayer.

Aunque reconoce que no es mucho el tiempo que sus padres le permiten estar frente al computador -porque para eso tiene que ser ‘un buen niño’- le gusta el iPlayer porque ve sus programas favoritos.

Celulares

Para los jóvenes de edades que oscilan entre los 12 y los 15 años, participar activamente en las redes sociales es una de las principales razones para acceder a internet.

El número de niños y jóvenes con perfiles en las redes sociales se ha mantenido estable desde 2010: 3% entre niños de 5 y 7 años; 28% entre niños de 8 y 11 años y 75% entre jóvenes de 12 y 15 años.

‘Con mayor frecuencia, los niños están visitando los sitios de las redes sociales desde sus celulares, debido al aumento de la compra de teléfonos inteligentes’.

El informe señala que 50% de los jóvenes de entre 12 y 15 años con smartphones visitan (sus cuentas en las redes sociales) semanalmente comparado con 33% que lo hacía en 2010.

‘En los últimos cinco años, hemos pasado de tener una casa-computadora a que cada persona tenga su propio teléfono inteligente’, indicó Bartlett.

Jugar

Cuando le preguntamos a Arnau, qué prefería entre la televisión e internet, la respuesta fue contundente:

‘Internet porque tiene muchos juegos y otras cosas. En cambio, en la televisión sólo puedes ver programas y escuchar la radio. Algunas veces, me gusta ver televisión, pero me gusta más internet’.

Según el estudio de Ofcom, los niños de entre 8 y 11 años suelen conectarse a la web para jugar. 51% dijo que juega online semanalmente. En 2010, el porcentaje era 44%.

De acuerdo con el estudio, dichos niños pasan dos horas más jugando frente a sus dispositivos electrónicos que en 2010, cuando se contabilizaron 9 horas 48 minutos.

Pero no todo son malas noticias para la televisión.

Pese a la respuesta de Arnau, ese medio de comunicación sigue siendo popular entre niños de entre 5 y 7 años.

De acuerdo con la investigación, 95% de ese grupo de espectadores ve televisión casi todos los días.

Seguridad

La gran mayoría de los niños de 8 a 15 que participaron en el estudio aseguraron que saben como protegerse en internet.

Sin embargo, los temores sobre la seguridad en la red se mantienen.

‘20% de los jóvenes de entre 12 y 15 años dijeron que, el año pasado, habían tenido una experiencia negativa a través de su celular o de internet’, señaló el estudio.

Algunos de los casos tuvieron que ver con la difusión de chismes y con mensajes intimidatorios entre ellos mismos.

Pese a que Ofcom reconoce que muchos padres tratan de supervisar a sus niños cuando están conectados a internet, hace un llamado para que aumente la vigilancia paternal.

‘Los niños y los jóvenes son realmente huérfanos digitales. Carecen de una figura que les pueda explicar cuando algo es peligroso o cuando hay una amenaza contra su privacidad’, le dijo BBC Mundo, Enrique Dans, profesor de Sistemas de Información de Business School de Madrid.

Esta opinión la comparte Nancy Lizcano, una psicóloga y educadora colombiana que tiene dos hijos adolescentes.

‘Muchos padres no hemos tenido la información sobre los riesgos de internet. La mayoría, yo diría 75% de los padres, ve internet como algo todavía novedoso y complicado. Los adolescentes nos ganan. Ellos han desarrollado tremendas habilidades para desenvolverse en ese ambiente’.

Manipulación

De la misma manera que Bartlett reconoce las bondades de internet, también cuestiona lo que allí los jóvenes pueden encontrar.

‘Hay imprecisiones, mentiras, propaganda, desinformación, material extremista. Puede llegar a ser realmente difícil saber a quién creerle porque mucho de ese material luce igual’, señaló el investigador de Demos.

De acuerdo con Bartlett, mucha de la información está empacada de forma atractiva, lo cual los pone en riesgo de ser manipulados.

‘Pero eso no significa que la censura sea la respuesta o que la respuesta sea decirle a la gente lo que debe pensar. En cambio necesitamos que las escuelas enseñen criterios críticos para abordar la web’, señaló el experto.