Los adolescentes que consumen a la semana más de cinco refrescos no dietéticos muestran más probabilidades de comportarse de forma agresiva, de acuerdo a una investigación realizada en Estados Unidos.

 

El estudio, llevado a cabo por la Universidad de Vermont y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, examinó a mil 870 adolescentes entre 14 y 18 años de edad.

 

Y aunque el estudio no analizó la causa de dicha asociación, los científicos creen que el contenido de azúcar o cafeína de tales bebidas podría tener un impacto en la conducta de estos individuos.

 

Los datos mostraron que casi 30% de los jóvenes habían bebido cinco o más latas (de 335 ml) a la semana, clasificado como alto consumo.

 

Los jóvenes también respondieron preguntas sobre su conducta; por ejemplo, si habían estado involucrados en comportamiento violento hacia sus compañeros, hermanos, pareja o habían portado una pistola o cuchillo durante el año anterior.

 

Al comparar los datos, los investigadores encontraron que los adolescentes del grupo de alto consumo mostraron probabilidades “significativamente mayores” de haber estado involucrados en algún comportamiento violento hacia sus compañeros, familiares y parejas.