La creencia de que comer dulces “endulza” el carácter de las personas podría no estar equivocada, según un estudio de la revista Journal of Personality and Social Psychology.

Aquellas personas que prefieren las comidas dulces suelen ser más agradables, amistosas, compasivas y solidarias, comparadas a las que optan por alimentos amargos y ácidos.

Michael D. Robinson, investigador de la Universidad de Dakota del Norte, explica que existe un vínculo entre los alimentos que consumimos y el comportamiento pro-social. El análisis se realizó a distintos grupos de estudiantes, quienes eligieron sus alimentos al azar y luego se evaluaron sus formas de comportarse.

 

Para el análisis, 55 estudiantes universitarios probaron alimentos de los cinco sabores fundamentales: dulce, agrio, amargo, salado y picante. Además, respondieron una serie de preguntas relacionadas a sus gustos personales.

 

En otro experimento, se les dio un alimento dulce y otro salado; luego se les pidió que ayuden a un profesor voluntariamente. El resultado fue que los estudiantes que comieron cosas dulces presentaron mayor disposición a ayudar a comparación del otro grupo, según El Comercio.pe