Mandy Sellars sufre de una enfermedad que provoca que sus miembros inferiores crezcan. Los médicos le dijeron que tenía que amputarse una pierna pues podría causarle la muerte. Pero 22 meses después de la operación, la pierna le crece a un ritmo acelerado.

Los médicos le diagnosticaron una septicemia grave en la extremidad y le advirtieron, que “era ella o su pierna”.

“Yo esperaba que con la amputación se estabilizara mi condición, pero creo que en el fondo sabía que comenzaría a crecer de nuevo”, explicó.

“Casi de inmediato comenzó a aumentar el muñón de diametro y me resultaba más difícil de encajar en mi pierna ortopédica. “El muñón se puso tan pesado que se rompió la pierna protésica“, añadió.

Es similar al síndrome de Proteus, la cual es una enfermedad congénita que causa un crecimiento excesivo de la piel y un desarrollo anormal de los huesos, normalmente acompañados de tumores en más de la mitad del cuerpo.

Mandy de 36 años de edad y oriunda de Inglaterra tiene la esperanza de que la cura para su enfermedad pueda ser encontrada.