¿Te has preguntado que es lo que muchas veces pasa con nuestro cuerpo? ¿Todo lo que afecta para que no funcione correctamente? Las hormonas son parte de esta batalla.

Nuestro cuerpo  se ve afectado por alimentos y medicinas que contienen algunos de ellos, altas cantidades de hormonas como lo son el pollo, huevo y algunos vegetales.

Las hormonas son esenciales para el correcto funcionamiento de muchos órganos del cuerpo humano, así como de otras especies. El mal balance de una simple hormona puede crear problemas importantes.

 

Las hormonas son ciertos químicos que se producen naturalmente en el cuerpo humano y tienen un papel importantísimo. Existen básicamente 2 tipos de hormonas, las esteroides y las protéicas. Las hormonas proteicas se inhiben cuando comemos, mientras que las esteroides se activan cuando nos alimentamos.

“Existen muchas hormonas naturales en los alimentos, hay plantas que contienen fitoestrogenos, que dependiendo del tipo es lo que entendemos como “propiedades del alimento”, se ha comentado que los fitoestrogenos ayudan a combatir el cáncer de mama. Por otro lado tenemos las hormonas de crecimiento que ayudan a los animales a ganar peso, este tipo de hormonas han sido artificialmente inducidas en la industria alimentaria en animales como pollo, vacas, y otros animales que producen lácteos.

Hoy en día mas del 80% del ganado especifico de la industria alimentaria utiliza hormonas artificiales para incrementar el peso y la masa corporal de los animales, el departamento de agricultura permite la utilización de 6 hormonas dentro del ganado bovino, sin embargo no se permite su utilización en aves. Estudios indican que algunas de estas hormonas como el zeranol y el estradiol producen serios problemas de salud incluyendo quistes ováricos y cáncer.

No podemos simplemente dejar de consumir alimentos que puedan contener hormonas, sin embargo podemos verificar su origen y disminuir la frecuencia de consumo. Actualmente existen productos orgánicos que garantizan que los animales no estuvieron expuestos a ningún tipo de tratamiento hormonal.” comenta Diana Castellanos Givaudán. Lic. en Dietética y Nutrición, P.A Artes Culinarias.