Muchas personas necesitan audífonos para escuchar, lo que limita algunas actividades como el nado o algunas actividades de bricolaje. Por eso Phonak ha lanzado una nueva gama de estos aparatos resistentes al agua y al polvo lo que mejorará y normalizará la vida de aquellas personas que sufren problemas de audición.
En ciertos lugares y situaciones los audífonos pueden deteriorarse e incluso dejar de funcionar. La playa, la piscina o ciertos ambientes donde la acumulación de polvo es más grande de lo habitual son algunos de ellos, lo que puede llegar a ser muy problemático para aquellas personas que deben utilizar aparatos especiales para oír.
Unos nuevos evitan que las personas tengan que pensar si ir o no ir a algún sitio en función de si el audífono se mojará o se llenará de polvo o no. Los nuevos Phonak M H2O disponen de una nueva carcasa que permite la entrada del sonido y no compromete la sequedad del aparato. Como explican desde la marca, “toda la construcción interna del dispositivo está diseñada para mantener la estanqueidad”, explicando que está garantizado a través de la norma IP67 que “garantiza que ni ocho horas de exposición al polvo ni una inmersión acuática de hasta un metro durante treinta minutos puede provocarle daños”.