El pasado 7 de noviembre, la joven de 18 años Ashley Billasano, residente en el estado norteamericano de Texas, decidió quitarse la vida tras contar a través de twitter que había sido víctima de abusos sexuales desde los 14 años.

Según informa Fox News, la chica narró en 144 tweets su experiencia y cómo había decidido tomar la fatal decisión después de que la Policía le comunicara que no podían continuar investigando su caso por falta de evidencias.

“Fue ahí cuando cambié, ya dejó de importarme”, escribió Billasano.

Más de 500 personas recibían los mensajes cortos de la joven pero nadie llegó a frenar sus intenciones. En uno de sus tweets escribió: “Me encantaría oír lo que tenéis que decir pero ya no estaré por aquí”.

Finalmente Ashley decidió tomar la faltal decisión y murió asfixiada. Su último tweet fue: “Hay que tomar dos. Espero hacerlo bien.”

Anuncios