Economistas de la Universidad Nacional Australiana llevaron a cabo una encuesta sobre los ingresos de los adultos australianos, y descubrieron que mientras el sobrepeso no marcaba diferencias, la altura si lo hacía, al menos en los hombres.

El hombre medio en la muestra medía 1,78 metros, pero los datos mostraron que si tenía una altura 1’83 metros, podría esperar ganar un 1,5 por ciento más.

Los investigadores apuntaron que ese porcentaje supondría 526 euros anuales de media en ingresos extra. “Utilizando datos de una muestra de adultos australianos representativo a nivel nacional, encontramos que la gente más alta gana más, con un efecto más marcado para los hombres”, dijo el economista Andrew Leigh en un comunicado que anunciaba los descubrimientos.

“Este resultado se mantiene constante frente a otros factores que también afectan a los salarios, como la edad, raza, entorno familiar, experiencia y educación”, explicó.

“De todos modos, descubrimos que el efecto de la altura en los salarios de las mujeres era menor para las mujeres que para los hombres, y estadísticamente no significativo”.

Cinco centímetros extra de altura equivalían aproximadamente a un año adicional de experiencia en términos de salario, dijeron los investigadores.