Robyn Nichols siempre sabe cuando va a llover. Puede sentirlo en sus huesos, literalmente. Al vivir con artritis reumatoide desde que tenía dos años, Nichols, ahora de 37 años, es capaz de sentir un cambio en el clima hasta dos días antes de que suceda. Incluso a temprana edad, era una especie de meteórologa.

Cuando comenzó a aprender acerca del clima en la primaria un chico dijo: “¿Por qué no simplemente le preguntamos a Robyn? Ella puede predecir el clima con sus rodillas”.

Pese a algunos puntos positivos, como siempre saber cuándo llevar un paraguas, su sexto sentido conlleva un precio: articulaciones adoloridas y dificultad para moverse.

Un cambio súbito en la presión atmosférica, o el peso del aire, es lo que causa que las articulaciones se hinchen.

Esta hinchazón es particularmente dolorosa para las personas que sufren de artritis debido a la cantidad de presión y fluido en sus articulaciones, dijo la doctora Patience White, vicepresidenta de salud pública de la Fundación para la Artritis de Estados Unidos.

“Es un espacio cerrado”. dijo. “Las articulaciones son tan grandes, que cuando algo en ese espacio se inflama, lo sientes. Cualquier incremento en el fluido disminuye tu rango de movimiento”.

Y el clima de invierno no afecta sólo a las personas con artritis; los cambios en la presión atmosférica causan dolor a la gente que sufre de sinusitis, trombosis venosa profunda (coágulos de sangre) y migrañas.

La doctora Merle Diamond, de la Clínica de Dolor de Cabeza Diamond, en Chicago, dice que más de la mitad de sus pacientes pueden predecir el clima basándose en sus dolores.

Comienza con un poco de dolor facial, dice Diamond, y presión en sus senos nasales, luego se vuelven sensibles a la luz.

Diamond dice que recibe decenas de correos electrónicos y llamadas telefónicas de pacientes preocupados días antes de grandes tormentas de nieve.

Además del clima, otros generadores de migraña son la ansiedad y el estrés: cosas como preocuparse por el estado de los caminos tras una tormenta.

“Asegúrate de controlar otros causantes de dolores de cabeza”, dice Diamond, quien también sufre de migrañas. “No comas alimentos que puedan provocarla, como el vino tinto, y no te saltes comidas. Dormir regularmente, mantenerte bien hidratado y ejercitarte regularmente también es importante”.

Mucha gente que es afectada negativamente por los cambios de temperatura cree que mudarse a un lugar donde el clima sea más consistente ayuda a disminuir los síntomas. Desafortunadamente, dice White, no es tan sencillo.

“La gente generalmente se siente mejor en temperaturas más cálidas, pero las tormentas no desaparecen”.