Un estudio muestra que los rostros de algunas mujeres causan un efecto similar al de la cocaína en el cerebro de los hombres. Por ejemplo, la actriz y modelo inglesa Rosie Huntington Whitely provocó estos mismos efectos en el cerebro masculino, según reporta el Daily Mail.

Un estudio de la Universidad de Harvard mostró que cuando los hombres ven rostros de mujeres atractivas, como el de la estrella de Transformers 3, se detonan los mismos centros de recompensa en el cerebro que cuando se consume este narcótico.

Según el diario británico, los rostros que más estimulan a los hombres son los que tienen una frente curva prominente con ojos grandes, boca y nariz ubicadas relativamente abajo en la cara, pómulos redondos y una barbilla pequeña. El ejemplo de este tipo de rostro citado es el de Rosie Huntington Whiteley, estereotipo del “rostro de bebé”.

Aparentemente observar a una mujer hermosa puede generar los mismos derrames de placer en el cerebro y vincular profundamente el cerebro con este deseo de recompensa, algo que seguramente no les pasa desapercibido a las personas y corporaciones que contratan modelos para vender sus productos, buscando la estupefacción de la audiencia.

Anuncios