El alcalde de la ciudad peruana de Huarmey, José Benítez, ha dicho que la alta cantidad de minerales del agua potable de la ciudad puede conducir a los hombres de su ciudad a la homosexualidad, según ha informado «The Huffington Post».

Benítez hizo este comentario durante la presentación de un proyecto de acceso al agua local, que provendrá de Tabalosos, una ciudad en la que, según una cadena de televisión de Lima, la capital del país, vivían 14.000 homosexuales. Este agua tiene un alto contenido en estroncio.

«Desgraciadamente», dijo Benítez, «el estroncio reduce las hormonas masculinas y pronto estaremos como Tabalosos y otras ciudades, donde los porcentajes de homosexualidad están creciendo». El decano del Colegio de Farmacéuticos de Lima desmintió estos argumentos y dijo que, en realidad, una alta cantidad de estroncio en el organismo puede provocar cáncer de huesos, anemia o complicaciones cardiovasculares.

Esto recuerda a cuando en 2010, el presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo que comer pollo provocaba en los hombres calvicie y homosexualidad.