De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Berkeley, en Estados Unidos, dormir ayuda a la salud emocional de las personas.

La investigación publicada en la revista Current Biology y dirigida por Matthew Walker, profesor asociado de Psicología y Neurociencia de esta universidad, reveló una nueva función de una etapa del sueño conocida como REM (Rapid Eye Movement). Según él, “cuando ingresamos en la fase REM del sueño, también entramos en una especie de terapia que atenúa los recuerdos dolorosos del día anterior”.

Según este estudio, en esta fase la química que genera el estrés de lo vivido durante el día va disminuyendo en la medida en que el cerebro procesa esos datos, suavizando este estrés. Además de atenuar las emociones, la investigación reafirma la importancia de la fase REM en la consolidación de la memoria, el aprendizaje y la regulación del humor.

El estudio consistió en la evaluación de 35 adultos jóvenes y sanos. Estos fueron divididos en dos grupos, a los que se les mostró una serie de 150 imágenes emocionales y 12 horas después volvieron a verlas.

Uno de los grupos pudo dormir en ese lapso y mostró una reacción menos emocional y más racional a los mismos estímulos.