La innovación en un mercado tan competido como el de los teléfonos inteligentes resulta fundamental para el usuario.

Así lo demostró Apple con el lanzamiento de su iPhone 4S, el cual recibió duras críticas en su presentación por parecer sólo un iPhone 4 más potente. Pero la inclusión de su sistema de reconocimiento de voz, Siri, parece haber causado revuelo entre los consumidores que dispararon las ventas del smartphone a un nuevo récord para la compañía de 4 millones de unidades en su primer fin de semana.

Ahora Google espera que su sistema de reconocimiento facial resulte igual de bienvenido que Siri.