La Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC) ha instado al Gobierno a tomar medidas contra las páginas de citas online tras informar de que más de mil 600 australianos fueron estafados en un fraude cuyo montante asciende a más de 17 millones de dólares durante 2011.

El órgano regulador pide que se cree un proyecto con unas directrices claras para regular este lucrativo negocio.

“Las estafas en las páginas de citas online causan un daño importante en los consumidores australianos”, advierte la comisión en un comunicado.

La publicación del informe del grupo australiano, trabaja en unas recomendaciones desde el pasado julio, se realiza tras el escándalo generado en el país oceánico al conocer que un médico pagó durante años a una agencia de citas creyendo que ayudaba a una novia cerca de 3 millones de dólares.

“Es común que un usuario real sea contactado por un admirador que en realidad lo que busca es estafarlo tras crear un vinculo emocional y recibir dinero y regalos personales”, advierte la ACCC.

Entre las recomendaciones se encuentran que las páginas adviertan a los clientes sobre posibles estafas, ayuden a la tramitación de posibles reclamaciones y verifiquen los perfiles para evitar “conductas fraudulentas”.