De acuerdo con Carlos Beyer Flores, científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y autor del libro La Ciencia del Orgasmo, el amor o la amistad activan mecanismos parecidos a los que operan en los consumidores de morfina o marihuana.
Al igual que los opiáceos, este tipo de interacción social, hace que el  Área Ventral Tegmental (VTA, por sus siglas en inglés), ubicada en el tronco cerebral, libere dopamina que funciona como neurotransmisor activando el Striatum Ventral y el Núcleo Accumben, estructuras cerebrales encargadas del placer.
La morfina y la marihuana son sustancias gratificantes y a la vez nocivas para las personas, en cambio las relaciones amistosas son benéficas para la salud. La amistad contribuye al bienestar de una persona porque el sistema inmunológico es más efectivo cuando la persona está contenta o es feliz ya que se eleva el nivel de anticuerpos y se suprime la liberación de hormonas de la corteza suprarrenal llamadas corticoides (asociadas a la tristeza y el estrés) que inhiben al sistema inmunológico.
En el estudio de los efectos de las relaciones sociales se analiza la actividad cerebral por medio de un electroencefalograma y  una resonancia magnética nuclear que miden los cambios metabólicos del cerebro ante ciertos estímulos para conocer las actividades cerebrales relacionadas con sensaciones de placer. Estos estímulos pueden ser pedirle a la persona que observe una fotografía de una persona amada, una que le es indiferente y una persona o situación desagradable, comentó Beyer Flores.
Gracias a este estudio se ha determinado la existencia de dos sistemas cerebrales que actúan de forma diferente en un placer intenso y una sensación de bienestar.
En el primer caso, el investigador del Cinvestav, habla del orgasmo, el cual ocurre de forma brusca, aguda, breve e involucra a todo el cuerpo y el sistema nervioso en el que se activa el Núcleo Accumben  pero no el Striatum Ventral.
En el segundo caso, el bienestar es una sensación más agradable relacionada con la relajación. Un estado más general en el que la persona experimenta por un período largo de actividad somática y psíquica positiva, en el cual se involucran la región Tegmental Ventral, el Striatum Ventral y el Núcleo Accumben que generan sentimientos afectivos.
Estos estudios se han hecho en la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, Estados Unidos,  en colaboración con los doctores Barry R. Komisaruk y Beverly Whipple, señaló el investigador del Cinestav Tlaxcala.