El Museo del Prado de Madrid descubrió que la copia del cuadro de la Mona Lisa que posee, fue pintada en el estudio de Leonardo da Vinci por un discípulo del pintor casi al mismo tiempo que el cuadro original.

El portal especializado en arte ‘The Art Newspaper’ difundió este miércoles la noticia a partir del hallazgo en las bodegas del museo madrileño por parte de conservadores, que aún trabajan sobre la copia que se pensaba había sido hecha mucho tiempo después.

Explicó que en el cuadro original, expuesto en el Museo de Louvre de París, “la cara de Lisa es oscurecida por el barniz viejo, agrietado, haciéndola aparecer casi de mediana edad.

En la copia del Prado la vemos como a ella le han mirado, como una mujer radiante, joven, de unos 20 años”, indicó la publicación especializada.

Los conservadores del Prado trabajan en retirar el barniz que permiten estudiar mejor la antigüedad de la obra.

Los expertos han confirmado las versiones de que tiene el mismo tamaño y que el discípulo habría hecho la copia conforme el maestro Da Vinci hacía los retoques (entre 1503 y 1506).

El Museo del Prado enfatizó que lo que se descubrió no fue la obra en sí, sino la precisión de poderla ubicar (hasta ahora) como la primera copia hecha casi al mismo tiempo de la original.

La noticia despertó tanto revuelo en Madrid que el Museo aceptó este miércoles mostrar la copia a los medios de comunicación.