Un artista y científico francés creó un robot que le permite dejar en sus manos la confección de retratos tal como los habría hecho su creador, pero en mucho menos tiempo.

La máquina, bautizada como Paul, se compone de una cámara que analiza el rostro de la persona que posa para el retrato y un brazo mecánico que va tirando líneas con un bolígrafo, utilizando el contraste entre luz y sombra.

La modelo y el retrato hecho por el robot Paul.

Patrick Tresset, que fue pintor y diseñador durante quince años hasta que “perdió su pasión” por el trabajo, creó un robot artista después de obtener su doctorado en el Goldsmith College, de la Univesidad de Londres, en colaboración con el profesor e investigador Frederic Foy Leymarie.

Desde junio de 2011, el robot artista Paul se ha transformado en el centro de atención de diversas ferias internacionales, en las que los coleccionistas ya han comprado unos cuatrocientos dibujos.

Estilo propio

“Participamos, recientemente, en una feria de arte, en Londres, y muchos artistas elogiaron los trabajos realizados por Paul,” le dijo Tresset a BBC Mundo.

Actualmente, los retratos, que pueden tomar hasta 25 minutos en estar listos y firmados por el robot, son como “proyecciones” de los trazos del propio Tresset.

Sin embargo, el próximo paso del francés será crear un artista cibernético que tenga su estilo propio.

Unos cuatrocientos trabajos del robot han sido adquiridos por coleccionistas.

“Me imagino que mostrándole al robot una serie de pinturas, diseños e imágenes, éste podría ser capaz de desarrollar su propio estilo.

“Esto no está muy lejano. Con el apoyo financiero apropiado, creo que me demoraría entre tres y cinco años en lograrlo,” afirma Tresset, quien cuenta con una beca de Leverthulme Trust para investigar.

Entre el 9 y el 13 de febrero, Paul será la atracción de la Feria de Arte Kinético de Londres.

Anuncios