Corea del Norte es uno de los países que más censuran Internet en todo el mundo. De hecho, apenas es posible acceder a la Red en el país. Ahora, el Gobierno ha dado un preocupante nuevo paso y durante el período de luto por la muerte de Kim Jong-Il, quienes utilicen un teléfono móvil podrían llegar a ser acusados de criminales de guerra, según ha podido saber The Telegraph. De este modo, pretenden evitar que los ciudadanos reciban noticias del exterior.

De hecho, tratar de huir a China (uno de los “enemigos de Internet”, según Reporteros Sin Fronteras) también se considerará un crimen de guerra en Corea del Norte.
Anuncios