Hasta hace poco quien hubiese querido minimizar los estragos del paso del tiempo en el cuerpo o sencillamente recibir una ayuda en el arduo trabajo de mantenerse en buen estado físico, debía conformarse con ciertos productos y fuera de ello esperar que el inclemente tiempo fuese lo más piadoso posible.

Hoy, la realidad es distinta, ya que los avances en ciencia y tecnología no sólo se han encargado de acrecentar la expectativa de vida de los seres humanos o de facilitarle su cotidianeidad con los ya conocidos gadgets, sino que además ofrecen un sinfín de tratamientos cosméticos a través de sofisticados aparatos de última generación, con los que hasta es posible evitar dramáticas invasiones quirúrgicas al momento de acabar con esa llantita que tanto nos perturba, sobre todo ahora que inicia el año.

Cumple con tu propósito de verte mejor en 2012. Visita un spa o centro de belleza especializado y disfruta desde un tratamiento antienvejecimiento con luz o minúsculas descargas eléctricas, hasta una lipoescultura menos dolorosa por ultrasonido.

Las opciones son variadas y el precio depende del tratamiento:

Microdermoabrasión. Parecida a un peeling, esta técnica se sirve de puntas de diamantes para lograr una piel más joven y tersa.

Láser. Ayuda a estimular las células de la piel y así regenerar el colágeno y la elastina, lo que da un efecto de tensión en el rostro.

Lipoescultura Vaser. Utiliza el ultrasonido con mayor selectividad para atacar la grasa localizada res-petando los vasos sanguíneos y los nervios.

Anuncios