El mayor contribuyente a la masa terrestre son las 40 mil toneladas de polvo que cae del espacio. Disminuye con los gases livianos que se escapan de la atmósfera y con la energía que pierde el centro del planeta

Muchos factores están causando que la Tierra gane y pierda peso, al mismo tiempo, de acuerdo con Chris Smith, un microbiólogo médico y su colega de la Universidad de Cambridge, el físico Dave Ansell. Ambos hicieron un balance general de lo que entra y lo que sale. Todas las cifras son estimadas.
De lejos, el mayor contribuyente a la masa terrestre son las 40 mil toneladas de polvo que cae del espacio, señala Smith. “(El polvo) es básicamente los vestigios del sistema solar que nos engendró, ya sea asteroides que se rompieron o cosas que nunca terminaron formando un planeta y están vagando”. “La Tierra actúa como una aspiradora gigante, cuyo motor es la gravedad en el espacio, que atrae partículas de polvo”, agrega.
Otra razón mucho menos significativa para que el planeta se vuelva más pesado es el calentamiento global. “La NASA calculó que la Tierra gana unas 160 toneladas al año porque la temperatura está subiendo. Si estamos añadiéndole energía al sistema, debe subir la masa”, señala Smith, refiriéndose a la ecuación de Einstein según la cual la energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado.
Esto significa que, en total, cada año se añaden entre 40.000 y 41.000 toneladas a la masa del planeta.
Pero en general, Smith calcula que la Tierra -incluyendo el mar y la atmósfera- está perdiendo masa. Él señala una serie de razones. Por ejemplo, el centro de la Tierra es como un reactor nuclear gigante que está perdiendo energía gradualmente, y esa pérdida de energía se traduce en una pérdida de masa. Pero esto es una cantidad minúscula: él estima que no más de 16 toneladas al año.
¿Y cuánto aporta el lanzamiento de cohetes y satélites al espacio, como el Fobos-Grunt? Smith no lo tiene en cuenta, pues la mayoría volverá a la Tierra.
Pero hay algo más que está causando que el planeta pierda peso. Gases como el hidrógeno son tan livianos, que se están escapando de la atmósfera. “Algunos físicos han demostrado que la Tierra está perdiendo unos tres kilogramos de gas de hidrógeno cada segundo. Eso quiere decir que cada año el planeta pierde unas 95 mil toneladas de hidrógeno”.
“El otro gas muy liviano al que le está pasando esto es el helio, que está presente en mucha menor cantidad. Entonces, perdemos unas 1.600 toneladas de helio al año”.
¿Deberíamos preocuparnos?
Tomando en cuenta las ganancias y las pérdidas, Smith calcula que la Tierra está perdiendo unas 50 mil toneladas cada año, que es poco menos de la mitad del peso del Costa Concordia, el crucero italiano que se hundió recientemente. Claramente, comparado con el inmenso tamaño de la Tierra, esto es una diferencia mínima, una pérdida de 0,000000000000001%. Puede ser una cantidad pequeña, ¿pero está el mundo en riesgo de quedarse sin hidrógeno? “Vaciar los océanos tardaría billones de años y como el planeta tiene apenas unos 5 mil millones de años, llevaría mucho más de lo que llevamos nosotros en el planeta”.