Los enamorados en Arabia Saudita no podrán regalar rosas rojas a sus parejas. Las autoridades de ese país prohíben celebrar el Día de San Valentín, por lo que desde inicios de febrero han desaparecido las flores rojas y regalos de ese color.

Esto se debe a que la mencionada celebración es un pecado en Arabia Saudita, por lo que es castigado por las estrictas leyes del reino wahabí.

La Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, conocida como la Policía de la moral, solo permite la celebración de las fiestas musulmanas del Sacrificio y del Fitr, esta última al final del mes de ayuno del ramadán.

Sin embargo, algunos comerciantes esconden los mencionados productos y los ofrecen clandestinamente, pero tanto el vendedor como el comprador corren el riesgo de ser castigados.

Anuncios