Mujeres tomen nota: si pasan horas con su smartphone pueden, notar que aparecen más arrugas de expresión en su cara.

De acuerdo a ABC, Jean-Louis Sebagh, el cirujano plástico de Cindy Crawford, fue quien lanzó la voz de alarma.
La culpa de las arrugas en mujeres jóvenes la tendrían las pequeñas pantallas de los teléfonos móviles. El limitado espacio provoca que las mujeres frunzan el ceño, arruguen la frente o achinen los ojos.

Según el doctor Jean-Louis Sebagh, el remedio estaría en una nueva técnica denominada por él mismo el “Blackberry botox”, es decir, inyecciones de botox para eliminar los signos de expresión que deja el popular smartphone.

“Este fenómeno se puede ver claramente en quien utiliza Blackberry o iPhone” explicó Sebagh al Evening Standard, respaldado por el esteticista Nichola Joss, que ha constatado un aumento de las arrugas en sus clientes “smartphone adictas” en el último año.

Además de las inyecciones de botox, el doctor aconseja a sus clientas realizarse un automasaje a diario en la cara para resolver el problema.

Las “arrugas de Blackberry” son la última patología atribuida al uso excesivo de esta tecnología. Otras enfermedades ya estudiadas son “el pulgar Blackberry”, es decir, un esfuerzo del dedo por enviar muchos mensajes y el “computer vision sindrome” que comporta tensión y sequedad ocular, causada por la insuficiente lágrima y la excesiva fijación en la pantalla.