Glenn Mangham, un joven británico de 26 años con síndrome de Asperger (una variante del autismo), ha sido condenado a 8 meses de prisión por hackear Facebook. Mangham logró acceder a los sistemas de la red social y se descargó códigos secretosque le permitían alcanzar información de toda la red. Esta acción fue justificada por el condenado con fines éticos, ya que su objetivo era “reunir esos fallos y enviarlos a Facebook”, según declaró ante el juez de su caso.

Mangham, pudo hundir a Facebook ya que si él hubiese querido, habría dejado al descubierto los datos de 800 millones de personas en todo el mundo. Este estudiante de programación, accedió a los sistemas de la compañía en Silicon Valley entre abril ymayo de 2011, pasando por encima de los sistemas de seguridad desde su habitación de su casa de York, en Reino Unido. Sus acciones fueron descubiertas en una revisión rutinaria de los técnicos de la red, que se alarmaron por lo lejos que había conseguido llegar aquel intruso, que se hacía llamar ‘Rayo Gama’, y que incluso logró hacerse con la cuenta de uno de los empleados, Stefan Parker.

El juez aseguró que Mangham hizo algo que podría haber “sido completamente desastroso para Facebook”, mientras que el fiscal le acusó de haber actuado “con determinación, sin ninguna ingenuidad y con sofisticación”. El propio acusado, que no pudo borrar el rastro de su acceso a la red antes de ser prendido por el FBI y ScotlandYard, aseguró que solo quería mostrar las debilidades de seguridad de la popular red social, lo mismo pretendía hacer con Yahoo!. Pero que subiese sus propios programas a los servidores de la compañía no le ayudó en el proceso.

Facebook, que ha gastado 200.000 dólares en la acusación contra Mangham, pudo estar “en serio peligro” e incluso llegar a ver “derrumbado su imperio”.