“Mucha gente me llama fea y pienso que soy gorda y fea”, dice una delgada adolescente en un video. “Sin embargo, todos mis amigas me dicen: ‘Oh, eres muy bella’ y yo les respondo, ‘cállense, porque no soy bella’”.
Esto es una variación de la popular página de Internet HotorNot.com que hace una década causó sensación . La diferencia es que ahora el público al que va dirigido son niños.
 
Solo basta con buscar en YouTube las preguntas: “Am I ugly?” y “Am I pretty?” (¿Soy fea? y ¿Soy bonita? en español) y encontrará una gran cantidad de videos que no están dirigidos solo a jóvenes y a sus compañeros de escuela, sino que involucra a personas de todas las edades que influencian la manera de pensar de chicas aparentemente inseguras.
 
¿Es esto seguro?
 
De ninguna manera, dijo Parry Aftab, un experto en prevención de ataques cibernéticos a la estación de televisión Headline News, del mismo grupo al que pertenece CNN.
 
“Existe un peligro real en esto. Lo que estamos presenciando es el mundo del reality show en el que vivimos, los adolescentes viven en busca de sus 15 megabytes de fama”, dijo Aftab.

La era digital permite a los chicos cuantificar la popularidad
 
Asaft asegura que los viejos días en los que buscabamos comentarios positivos en personas cercanas a nosotros pasaron de moda. Internet ha cambiado las relaciones y los conceptos que poseemos de nosotros mismos.
 
“Las chicas y chicos siempre han buscado maneras de hacerse notar. Ahora somos capaces de cuantificar eso. Sinceramente, ellos no tienen otra manera de medir lo bellos que son a menos que sea evaluado”.
 
“Los adolescentes se basan en medidas numéricas para evaluar su popularidad – en el número de personas que vieron sus páginas, cuántos amigos tienen, a cuántas personas les gusta sus páginas – todo se puede cuantificar ahora”, añade Aftab.
 
“Muchas chicas interiorizan estos valores”
 
¿Son estos videos una farsa? Algunos de ellos pueden ser, pero lo cierto es que estas grabaciones le dan a quienes los ven – extraños, amigos anónimos y enemigos – poder sobre aspectos vulnerables en el desarrollo de los jóvenes, señala Erin Harper, psicóloga escolar de Atlanta quien además es colaboradora del Huffington Post.
 
“Estos mensajes enseñan que el valor de las chicas se encuentran en su atractivo sexual”, informa Harper. “En medio de su desarrollo y con la continua repetición de estos mensajes, muchas jóvenes interiorizan estos valores y los resultados pueden ser ansiedad, una pobre imagen de sus cuerpos, baja autoestima y/o expectativas de sus roles y sus futuros basados en sexo”.
 
Aftab señala que los videos son una manera simple de exponernos al acoso cibernético.
 
“Al examinar un caso similar con Formspring.com, que permite dejar comentarios de manera anónima, hablé con probablemente unos 4.000 chicos sobre este asunto, dice Harper. “Los usuarios dejan comentarios horribles. Como por ejemplo: ‘¿Por qué, en nombre de Dios, te colocas en situaciones como esta?” Ellos dicen que quieren ser honestos. No los eliminan de la página porque no quieren ser vistos como cobardes”.
 
¿Qué crees? ¿Son peligrosos estos videos? ¿O son solo juegos de niños en la era de la información?