Construir una casa con un piso subterráneo cerca de un río propenso a las inundaciones podría ser la receta para un desastre. Pero no cuando está hecha para flotar.
Una casa “anfibia” obtuvo recientemente un permiso de planeación para su construcción en una isla del Río Támesis en Marlow; una pequeña ciudad que se encuentra a 55 kilómetros al oeste de Londres.
La parte superior de la casa está construida de madera ligera, de acuerdo con sus creadores, los empresarios de Baca Architects, mientras que su sótano de concreto se sitúa dentro de un muelle que se apoya en una base de losa y cuatro muros de contención.
Lo peor que le puede pasar a la casa es convertirse en un “puente flotante” con vallas verticales que corren hasta el exterior del edificio, previniendo que sea arrastrada a la deriva río abajo.
Un jardín con terraza rodeará la propiedad, haciendo más lenta la posible inundación mientras ayuda a controlar el derramamiento de agua cuando sus niveles comienzan a disminuir.
Richard Coutts, director de Baca Architects, dijo en un comunicado: “Desde el principio, buscamos el consejo de los expertos de la Agencia de Medio Ambiente (en Gran Bretaña) para determinar el modelo de construcción más apropiado para aminorar el riesgo de inundación en el sitio, además de garantizar una vivienda segura, amigable con el medio ambiente y que se ajuste a los desafíos del siglo XXI”.
“El diseño ‘anfibio’ es una de las soluciones que permite a los residentes vivir tranquilamente y adaptarse a los retos del cambio climático”, añadió.