Stacy Knutson contó que una cliente le dijo que podía quedarse con una caja de comida para llevar que se le había quedado en el restaurante Fryn’ Pan, pero la policía le retuvo el dinero

La mesera, residente de Moorhead, afirmó que la caja contenía 12.000 dólares en billetes de varias denominaciones.
Al principio, la policía le dijo que podía quedarse con la propina si nadie la reclamaba, pero después le explicaron que era parte de una investigación relacionada con drogas.
Sin embargo, decidieron devolverle los 12 mil dólares, ya que, después de que el caso atrajo la atención nacional, la asistente del fiscal del condado de Clay, Michelle Lawson, declaró a los periodistas que no fue posible encontrar nexos entre el dinero y una investigación penal, así que Knutson obtendría un cheque por esa cantidad.
La mesera considera que se trató de un regalo anónimo de alguien que sabía que su familia atravesaba graves dificultades financieras.